El pecho tras la lactancia

El pecho tras la lactancia

Cuando damos a luz y tenemos la subida de leche el pecho crece y no podemos hacer nada por evitarlo. Es algo que todas tenemos asumido con mayor o menos gusto. El problema radica en aquellas mujeres que ya de por sí tienen un pecho grande y, tras la lactancia, comprueban que han aumentado aún más su talla.

Es posible que nuestros pechos no regresen a tener la misma talla que teníamos antes de quedar embarazada. En algunos casos esta aumenta y en otros disminuye pero suele ser cuando aumenta cuando nosotras tenemos más problemas, bien por dolores de espalda o bien por vernos demasiado extrañas e hinchadas de cintura para arriba. Aunque todo depende de cómo hayamos controlado nuestro peso y si dimos o no de mamar a nuestro pequeño como alimento exclusivo. Algunas mujeres desearían quedarse con la talla que han ganado durante el embarazo y la lactancia, otras prefieren la anterior y normalmente lo que ocurre es que no llueve a gusto de todos.

Muchas mujeres que notan el pecho más flácido tras la lactancia o incluso más pequeño que antes de quedar embarazada, optan por someterse a una cirugía plástica con el fin de aumentar y reposicionar sus senos, bien con implantes o bien gracias a las manos de un experto cirujano, pero ni todas queremos pasar por ahí ni es siempre necesario. Por tanto ¿qué soluciones podemos encontrar alternativas a esa cirugía?

shutterstock_367657703reducida

Algunos consejos

Si tu pecho ha crecido demasiado o notas que ha caído por el peso  más de lo que te gustaría lo primero que te aconsejaría es que te hicieras con este sujetador reductor o uno similar que te ofreciera una buena sujeción para poder estar más cómoda con el estado de tus senos y, al mismo tiempo y como su nombre indica, te ofreciera un afecto reductor que estilizara tu figura. Una vez conseguido esto te queda la parte más dura: ejercicio. Si bien no podemos bajar de talla mediante el ejercicio, lo que sí podemos conseguir es reafirmarlo y ayudarlo a “ponerse en su sitio” gracias a fortalecer los músculos pectorales. En este vídeo de Youtube podéis ver algunos consejos y ejercicios que os vendrán realmente bien si sois constantes y no lo dejáis antes de tiempo.

Ahora bien, si lo que ocurre es que hemos perdido talla y queremos incrementarla de nuevo los ejercicios reafirmantes os ayudarán a mantenerlo “bien puesto” pero no os crecerá por lo que, si no queréis pasar por el quirófano, lo único que os quedan son los famosos Push Up. Podéis encontrarlos en la mayoría de corseterías y grandes superficies. En Primark hay sujetadores push up muy económicos pero, aunque hacen su trabajo, tampoco esperéis milagros y mucho menos a ese precio. Si queréis un buen push up optad por Wonderbra  o Selmark, menos conocida pero de muy buena calidad.

Lo que sí os puedo asegurar de antemano es que nadie puede deciros cuánto aumentará vuestro pecho durante el embarazo y la lactancia ni si luego habréis ganado o perdido copa porque cada mujer es diferente y tiene resultados diferentes. No hay unas normas que se cumplan en todas ni unos trucos que funcionen a la mayoría en uno u otro sentido así que las que estéis en pleno proceso tened paciencia y no dejéis, nunca, de hacer algo de ejercicio muscular en esa zona.

Deja una respuesta