¿Cómo afecta la música a los bebés?

La música acompaña a la mayoría de las personas a lo largo de sus vidas, incluso antes del nacimiento. Ya en el vientre de la madre, un bebé puede percibir la música y se beneficia de su efecto positivo.

Y después del nacimiento, puedes usar música y canciones infantiles para calmar a tu bebé y promover su desarrollo y creatividad.

Vamos a detallar porqué un bebé debe crecer con la música y cuáles son sus beneficios.

Música para tu bebé en el vientre

La música se puede encontrar en las más diversas variaciones en todas las culturas. Para muchas personas, es parte de la vida cotidiana y los acompaña desde una edad temprana.

Como regla general, un bebé ya puede percibir la música en el útero de su madre, e incluso se puede usar de manera específica. Si se mide el latido del corazón y los movimientos de los bebés en el útero, se puede ver que a menudo reaccionan al rock duro rápido con inquietud. La música clásica suave o la música de piano, por otro lado, generalmente tiene un efecto calmante en el bebé en el vientre, tal y cómo nos señala la profesional en piano Kristina Kryzanovskaya.

¿Qué volumen puede tener la música para los bebés en el útero?

Si te preocupa que la música alta durante el embarazo cause daño auditivo a tu bebé incluso antes del nacimiento, puedes estar segura: la pared abdominal generalmente amortigua el ruido del ambiente de manera muy confiable.

Incluso en un concierto de rock con un volumen de 130 decibelios, solo unos 70 decibelios alcanzarían al bebé en el útero. Este nivel de ruido aún no tendría un efecto perjudicial en las orejas pequeñas. Entonces, si prefieres Metallica a Mozart, generalmente no daña la audición de tu bebé por nacer.

¿Cuándo puede el bebé escuchar música en el vientre?

A partir del séptimo mes de embarazo, tu bebé puede escuchar sonidos. Por lo tanto, se puede usar unos auriculares a partir de este momento. Sin embargo, no es necesario colocarlos directamente sobre el estómago, porque tu bebé debería poder escuchar la música de ambiente.

En algunos casos, los bebés en posición pélvica pueden ser atraídos a la posición correcta de nacimiento con música.

El niño alcanza a escuchar un máximo de 30 a 35 decibelios cuando la música se coloca directamente en la pared abdominal de la madre. Así que decide por ti mismo cómo quieres introducir música a tu bebé y con cuáles métodos.

¿Por qué es importante la música para bebés y niños?

El hecho de que la música tiene un significado muy especial para las personas desde una edad temprana se demuestra no solo por la experiencia de los padres en todo el mundo, sino también por la ciencia. Innumerables estudios han analizado el efecto de este lenguaje universal en bebés y niños.

¿Qué sucede en el cerebro cuando los niños y los bebés escuchan música?

Sabemos que la música puede promover el desarrollo de varias maneras. Las melodías viajan directamente del oído al cerebro, donde pueden desencadenar una amplia gama de efectos positivos:

  • La música puede fortalecer los vínculos: Se ha demostrado que las audiciones calman a los bebés mejor que las palabras o las distracciones. No solo escuchan la voz de sus padres, sino que también se dejan llevar por el ritmo y la melodía. Este tipo de comunicación puede fortalecer el vínculo padre-hijo.
  • La música crea nuevas conexiones en el cerebro: La música estimula diferentes regiones en el cerebro del bebé, creando nuevas sinapsis en el proceso. Además, promueve la conexión de los dos hemisferios del cerebro. Esto se debe a que al procesar melodías, es más probable que se active la mitad derecha, mientras que la mitad izquierda se activa durante el ritmo. Cuanto más fácil sea para los dos hemisferios del cerebro trabajar juntos, mejor será la coordinación y el procesamiento de la información en los seres humanos.
  • La música promueve el desarrollo: A través de su efecto en las redes en el cerebro solo, la música puede tener una enorme influencia en la capacidad de pensar y aprender. Escuchar música también puede afectar la capacidad de concentración. Hacer su propia música, por otro lado, generalmente fortalece las habilidades motoras finas de los niños.
  • La música puede influir en el comportamiento social: Se cree que cantar ayuda a los bebés a controlar sus emociones. Lo que es cierto, sin embargo, es que a través de la música, los niños aprenden a escuchar a los demás por un lado y a expresar sus propios estados de ánimo por el otro. Por ejemplo, así como la música clásica puede ser relajante para un bebé en la barriga, las melodías suaves pueden calmar a un niño pequeño.

¿Cómo se desarrolla la musicalidad de bebés y niños?

La música es literalmente algo con lo que nacen los niños. Al igual que la capacidad de hablar y caminar, la afinidad por la música es innata. Sin embargo, al igual que otras propiedades básicas, tarda un tiempo en desarrollarse.

Los bebés generalmente comienzan a reaccionar a los cambios en el tono y el tempo alrededor de los nueve meses de edad, y también notan notas incorrectas. El sentido del ritmo o la capacidad de recordar melodías no se desarrolla hasta la edad de tres años.

Por supuesto, todo esto es extremadamente individual y depende tanto de la disposición musical del bebé como de su aliento. Con todas las cualidades positivas que la música aporta a los bebés, la diversión y la unión siempre deben estar en primer plano y la voluntad de intervención temprana no debe degenerar en presión o sentido del deber.

La música en la vida cotidiana con tu bebé

Los expertos recomiendan aprender instrumentos complejos, es decir, todo lo que va más allá de triángulos, xilófonos y similares, solo a partir de los cuatro o cinco años. Sin embargo, esto no significa que no puedas incorporar la música en tu vida familiar desde el primer día.

¿Cómo se puede integrar la música en la vida cotidiana del bebé?

Hay muchas maneras diferentes de introducir música a tu bebé:

  • Experimenta voces conocidas: Puedes cantar canciones para tu bebé. El talento musical no es necesario para esto. El bebé escuchará con entusiasmo o incluso aplaudirá a lo largo de la canción, sin importar si tocas las notas o no.
  • Rituales musicales: Puedes tocar canciones de cuna o música nocturna para tu bebé desde el principio para indicar que el día ha terminado. También puedes cantar música para despertarte por la mañana.
  • Explora los sonidos: Hay juguetes para niños que crujen o traquetean. De esta manera, descubren que pueden hacer sonidos ellos mismos. La música está en todas partes: golpeando una cacerola al revés, golpeando la pata de una silla con un batidor o sacudiendo el envoltorio de pasta.
  • Sonidos relajantes para el bebé: Cantar a veces puede calmar a un bebé mejor que hablar. Así que puedes usar canciones infantiles específicamente o música de relajación para calmarle.

¿Cómo se puede diseñar la educación musical temprana?

La base para la educación musical temprana, que implica que un niño experimente con la música, los sonidos y la danza, se puede establecer a una edad temprana. Incluye:

  • Tu propia voz: Incluso los bebés prueban cómo suena su propia voz y cómo reacciona la otra persona. Del mismo modo, los diferentes sonidos que se pueden hacer con la boca, desde silbidos hasta tarareos, se prueban más tarde.
  • El canto: No importa si los niños inventan sus propias letras o melodías o cantan canciones infantiles conocidas. La atención se centra en el uso de la propia voz como instrumento.
  • El baile: Puede ser una buena forma de expresión para los niños. El espectro abarca desde balancearse o aplaudir hasta el ritmo y movimientos salvajes y rítmicos.
  • Instrumentos sencillos: Estos incluyen xilófonos, maderas tonales, triángulos o anillos de campana, con los que los más pequeños pueden probar el uso creativo de la música.
  • Probando instrumentos musicales: Desde la edad de jardín de infantes, los cursos de prueba con otros instrumentos están disponibles. Todo lo que sea divertido y permita el desarrollo de los más pequeños está permitido.

Consejos y trucos: música para bebés

La música ofrece muchas facetas diferentes y a menudo las percibimos solo pasivamente. Haz que tu bebé sea consciente de la música e intégrala activamente en vuestra vida cotidiana:

  • Activo en lugar de pasivo: Por supuesto, tu bebé también puede escuchar música del CD o de una lista de reproducción. Sin embargo, probablemente descubra la verdadera alegría en ella sobre todo cuando pueden experimentarla de forma activa creando sonidos ellos mismos o escuchando a sus padres haciendo música o cantando.
  • Sin aspersión continua: La música es una gran cosa para bebés y niños, incluso si no es hecha por ellos mismos. No hay absolutamente nada de malo en que la música suene de fondo mientras pintas o haces manualidades. Sin embargo, ser bombardeado constantemente por ruidos, melodías o canciones generalmente conduce a una sobrecarga sensorial.
  • La música como creador de estado de ánimo: Muchas personas ya están familiarizadas con el efecto terapéutico: la música triste puede pesar en la mente, mientras que las canciones favoritas optimistas difunden un buen estado de ánimo. La música también tiene un efecto en tu hijo. Los sonidos relajantes pueden hacer que tu bebé esté de humor para acostarse por la noche. Por la mañana, por otro lado, la música animada es una buena manera para que los niños se despierten.
  • Canciones para el nacimiento: Las mujeres embarazadas también pueden usar el efecto terapéutico de la música durante el parto. Cantar canciones favoritas puede liberar hormonas de la felicidad e incluso aliviar el dolor, perfecto para esas largas horas de parto. Y si no quieres / no puedes cantar tú mismo, especialmente durante el parto: Internet está lleno de inspiración para listas de reproducción con canciones sobre el nacimiento de un niño.
  • Prueba y error permitidos: ¿Música clásica, música de piano, canciones infantiles y nada más? No, por supuesto que tú y tu hijo podeis explorar juntos qué tipo de música os gusta más. Pero estate atenta/o si tu bebé o niño pequeño está escuchando música que aún no conoce. De esta manera, puedes observar sus reacciones y responder si reacciona inquietamente.
  • Conciertos infantiles: En muchas ciudades hay conciertos especialmente para niños. Desde sonidos clásicos para los más pequeños hasta verdaderos conciertos de rock para niños mayores, todo está ahí.

La música debe traer alegría tanto a los padres como a los bebés y nunca crear presión. No estás haciendo nada malo si prefieres hablar con tu bebé que cantarle. Tampoco ayudarás a tu hijo si se le insta a bailar o coger un instrumento por las buenas o por las malas.

Articulos mas visitados

Notas relacionadas