Rutina: una palabra clave para que nuestros niños y niñas cuiden de sus dientes

Rutina: una palabra clave para que nuestros niños y niñas cuiden de sus dientes

Cuidar de un bebé o de un niño pequeño es algo que engloba una cantidad de cosas que son muy diversas entre sí y que han de ser realizadas por parte del padre y de la madre. No es fácil estar pendiente de todo. Tenemos poco tiempo y muchas posibles amenazas que combatir. Y es que tener un hijo es algo muy bonito pero también puede llegar a ser de lo más estresante. Pero, cuando las cosas se hacen bien y se coge una serie de rutinas, no hay nada por lo que temer.

Uno de los problemas que cada vez parece ser más habitual entre los niños pequeños es el que tiene que ver con la salud bucodental. A causa de las excesivas chucherías con azúcar que se consumen por parte de los menores y la falta de una rutina clara en lo que respecta al cepillado y al cuidado de los dientes, los problemas se han agravado y está claro que a día de hoy seguimos teniendo un índice de niños con problemas bucodentales que destaca entre los demás países europeos.

Los datos son bastante preocupantes. Una noticia publicada en la página web del diario Heraldo informaba de que la caries es un problema que afecta al 33% de las personas menores de 5 años y al 95% de los adultos jóvenes. Lo cierto es que estas son malas noticias y ponen en evidencia que tenemos problemas graves de salud e higiene bucodental en España a pesar del trabajo que se ha venido haciendo en los últimos años por parte de una importante cantidad de profesionales del sector odontológico.

Un informe publicado por SEPA hacía especial hincapié en que la salud bucodental no entiende de edad. Y es que no cabe la menor duda de que los problemas dentales pueden afectar a todo tipo de personas en los tiempos que corren. Un niño pequeño, aunque sus dientes acaben de crecer y desarrollarse, puede sufrir todo tipo de problemas en ellos a causa de la falta de cuidado. En cuanto a las personas mayores, es evidente que la probabilidad de padecer problemas bucales crece. Y qué decir de los demás grupos de edad. Todos estamos señalados.

Cuidar de los más pequeños debe tener también una parada obligatoria en lo que tiene que ver con la salud bucodental. Y para ello es importante inculcar entre nuestros niños y niñas lo que significa la palabra rutina. Lavarse los dientes a diario para cuidar de ellos es algo que solo se puede aprender a través de una rutina y un protocolo de actuación claros. Es lo que nos han contado desde la Clínica Dental Equipo de la Torre. Sus profesionales consideran que, para reducir los dramáticos datos en lo que respecta a cuidado bucodental, es necesario que todos y cada uno de nosotros hagamos ver a los niños el camino para que jamás tengan problema alguno con sus dientes.

Un problema de primera magnitud entre los niños

Podríamos considerar que el bucodental es el principal problema en lo que tiene que ver con los niños. Normalmente, cuando son muy pequeños, empezamos a valorar más temas como las posibles infecciones que puedan llegar a tener, si comen o no lo suficiente y otra serie de aspectos, pero de lo que no cabe la menor duda es de que la salud dental es algo clave para que puedan llevar a cabo una infancia y adolescencia plenas.

Es evidente que puede haber otros factores que tengan que ver con los nuestra salud dental y que no tengan nada de relación con el cepillado de nuestros dientes. Es posible que el tipo de problemas que se devengan de este tipo de situaciones sea un golpe o un mal crecimiento de los dientes. Pero, desde luego, en la mayoría de los casos ocurre lo que venimos advirtiendo a lo largo de los párrafos que componen este artículo. Por tanto, lo mejor de todo es que depende de nosotros mismos tener o no una buena salud bucodental.

Tenemos que mejorar los datos que se vienen produciendo durante todos estos años. Está claro que eso no puede hacerse de un día para otro, pero también está claro que el hecho de seguir igual es claramente perjudicial para nuestra sociedad. Hay que apostar por nuestra salud e higiene dentales y por la de los niños y niñas que nos rodean. De este modo, les estaremos garantizando un futuro mucho mejor. ¿Y no era eso por lo que se desvivían sus padres y madres?