Comidas caseras para niños

Comidas caseras para niños

El tema de la alimentación de los niños es algo de capital importancia que todos los lectores pueden entender, tema que supone muchos quebraderos de cabeza para los padres. Conseguir una alimentación equilibrada para nuestros niños debe basarse en comidas caseras sin olvidarnos de lo importante que resulta conseguir que la comida le resulte atractiva a los niños para conseguir que coman.

Como comentamos, conseguir que nuestros hijos coman en muchas ocasiones resulta muy difícil, es una misión de mucha importancia conseguir acostumbrarles a una alimentación sana y equilibrada desde pequeños para que no rechacen la variada y extensa cantidad de alimentos que tenemos en la dieta mediterránea. Para empezar lo ideal es evitar los platos precocinados y los ultraprocesados, osea, cocinar en casa los platos que les vamos a poner a nuestros pequeños, costumbre que debe tener toda la familia, no solo porque resulta el mejor ejemplo, sino porque además es lo más sano para todos los miembros de la unidad familiar.

El tomate, alimento estrella por sus propiedades.

Para conseguir que los niños coman, se pueden idear cantidad de recetas sencillas pero a su vez que les resulten atractivas, para que a priori no las rechacen y se animen a probarlas pues lamentablemente éste es el principal escollo, los niños son reacios a probar cosas nuevas, por lo que  es muy importante estimular su curiosidad. Un alimento básico y muy versátil, con el que podemos pensar un montón de recetas es el tomate, un producto con pocas calorías, con muchos minerales, con propiedades antioxidantes, con protección contra enfermedades cardiovasculares y el cáncer, favorecedor del desarrollo y mantenimiento de los huesos.

En la marca de tomate Hida podemos encortar una extensísima variedad de salsas con las que podemos elaborar numerosas recetas cuyo elemento básico sea la salsa de tomate. En concreto, Hida cuenta con una salsa de tomate especialmente pensada para niños, sin conservantes ni azucares añadidos, 100 % elaborado con productos frescos y con textura tamizada para facilitar su ingesta. Entre las recetas que podemos elaborar para nuestros niños podemos destacar algunas como:

Sopa de tomate con carita sonriente: salsa de tomate, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 100 ml de jerez, 50 ml. de nata, perejil, sal, pimienta negra

En una cazuela grande, calentar un chorrito de aceite, picar muy finos la cebolla y el ajo y lo añadismo al aceite caliente.  Rehogar durante unos minutos a fuego medio. Añadir la salsa de tomate, regar con el jerez y dejar que cueza durante 15 minutos aproximadamente. Añadir sal y pimienta y calentar durante unos minutos. Para servir la sopa, échala en un bol y usa un poco de nata para dibujar una cara divertida en la superficie. Poner una ramita de perejil en la parte superior, que será el pelo.

Sopa de tomate y tomates cherry: salsa de tomate, 250 gr. de tomates cherry, 2 cebollas, 1 l. de caldo, 2 dientes de ajo, 100 ml. de aceite, 10 gr. de azúcar , albahaca, pimienta, sal.

 Lavar y partir los ajos, las cebollas y la salsa de tomate, ponerlo en una fuente. Salpimentar, añadir hojas de albahaca. Añadirlo todo junto al caldo de verduras y cocer durante unos 5 o 10 minutos. Pasar la crema por la batidora o el pasapurés, hasta que tenga la textura adecuada. Cortar los tomates cherry en mitades o cuartos, echarlos a una sartén con un chorrito de aceite y saltearlos durante un par de minutos. Añadir a la sopa para decorar con un chorrito de nata y unas hojas de albahaca fresca.

Gazpacho andaluz para niños: salsa de tomate, 100 gr. de miga de pan duro, ½ pepino, 1 pimiento verde, ¼ de cebolla, 1 diente de ajo, 4 cucharadas de aceite de oliva, 5 cucharadas de vinagre de vino, 1 cucharadita de sal, pimienta negra .

 Lavar el pimiento y el pepino, quitar el rabo y la parte final del pimiento. Reservar. Poner a remojar el pan en un bol con bastante agua y luego exprimirlo para quitarles el exceso de agua. Parte la cebolla en trozos grandes y el ajo por la mitad, retirando la parte central para que no repita. Incorporar todos los ingredientes anteriores junto a la salsa de tomate al vaso de la batidora, bien troceados y la miga, desechando el agua que no haya absorbido.  Triturar hasta que esté bien batido y sin grumos. Si no tiene la consistencia deseada puedes añadir un poco de agua. Echar la sal, la pimienta, la sal y el vinagre.

Albóndigas con salsa de tomate: 400 gramos de carne picada , 80-100 gramos de queso parmesano rallado, Media cucharada de cominos, Media cucharada de orégano o perejil, 1 rebanada de pan bimbo mojada en leche,1 huevo, Sal, Pimienta. Para la salsa: 1 cebolla, salsa de tomate, medio pimiento verde, 1 zanahoria, 100 gramos de champiñones, sal.

Comenzamos haciendo la carne picada de las albóndigas, mezclamos todos los ingredientes que he mencionado antes. Hacemos las albóndigas.  Las pasamos un poco por harina y las marcamos en una sartén con aceite, es decir, las metemos solo para que se doren y se sellen ya que luego se terminarán de hacer con la salsa de tomate y así quedarán jugosas por dentro. Para la salsa, comenzamos pochando la cebolla, la zanahoria y el pimiento. Pasados 5 minutos agregamos los champiñones. Salpimentamos. Una vez rehogados agregamos la salsa de tomate.  Pasados 10 minutos rectificamos de sal y azúcar al gusto e introducimos las albóndigas previamente doradas en la salsa durante unos 5 minutos a fuego lento a que se hagan por dentro y liguen todos los sabores. Emplatamos y listo.