Cuídate antes del embarazo

El embarazo es una etapa muy exigente con el cuerpo de la mujer. Para poder enfrentarte en plenas condiciones deberás cuidarte desde antes de saber que están en el periodo de gestación y también puedes aprovechar para mimarte un poco para coger esa fase con más energía si cabe.

Lo más importante para poder quedarte embarazada en caso de que lo estés buscando es que tu cuerpo no sufra de estrés o ansiedad, que se sienta tranquilo y relajado. Para ello puedes aprovechar y acudir a un spa en Barcelona como Evasiom,o en cualquier otra ciudad de la geografía española, ya que se trata de un servicio que cada vez está más extendido y es menos elitista.

Si quieres seguir mimando tu cuerpo por tu cuenta, puedes utilizar unas buenas cremas del Mar Muerto. Tras una sesión de spa o de aguas termales tu cuerpo estará mucho más receptivo para absorber cremas hidratantes.

Si quieres sentirte guapa para conquistar a tu chico y poneros manos a la obra para buscar al bebé, puedes incluso acudir a los centros de estética en en Salamanca Rosa Bonal o Devi Advance en Barcelona. En cualquier ciudad podrás encontrar uno adecuado a tu bolsillo que te dejará bella para salir a triunfar.

Pero relajarse y ponerse guapa no lo es todo. Existen más factores que debes tener en cuenta a la hora de preparar tu cuerpo para un futuro embarazo, especialmente en la actualidad, cuando por razones económicas la mujer retrasa cada vez más la hora de quedarse en estado y su cuerpo necesita más cuidados para llegar a punto a ese momento. De hecho, si lo estamos buscando con ímpetu, debemos saber que cuanto mejor sea nuestro estado de salud, más posibilidades tendremos de quedarnos en estado.

Uno de los factores más importantes es cuidar la salud a través de la nutrición, controlando nuestro peso con una dieta equilibrada. Uno de los problemas que pueden surgir durante el embarazo es que cojas mucho peso, así que si ya tienes sobrepeso es conveniente que sigas una dieta hipocalórica antes de quedarte embarazada para evitar este contratiempo. Además, evitarás problemas no solo estéticos, sino relacionados con la salud, como pueden ser la hipertensión, la diabetes, el exceso de colesterol o las varices, entre otros. Asimismo, una dieta equilibrada no será buena solo para ti, sino también para tu bebé, quien se beneficiará de ello con un desarrollo correcto. Has de tener presente que el bebé se estará alimentando de ti durante la gestación, e incluso después si decides darle tu propia leche, por lo que habrás de comer correctamente y de manera variada para que no os falten nutrientes a ninguno de los dos. En tu dieta no pueden faltar aportes suficientes de calorías, proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y sales minerales.

Además, debemos librarnos también de malos hábitos que no tienen que ver con la nutrición, como pueden ser el alcohol, el tabaco o cualquier otro tipo de drogas que afectarán muy negativamente al desarrollo del embrión. Es importante que te mentalices de esto ya que, como decimos, no solo te afecta a ti, sino que afectará a la persona más importante que habrá en tu vida y por quien seguramente harías todo por su bienestar. Para que te hagas una idea, el tabaco puede provocar problemas respiratorios al bebé o llevarte a ti a un parto prematuro y a que tu niño nazca con un peso menor al adecuado. Pero además del tabaco que tú puedas fumar, le afectará también el humo que tú respires, así que trata de alejarte de lugares cargados de este ambiente o incluso pídele a tu pareja que deje de fumar si es tu caso.

Con el alcohol sucede algo parecido. Tiene muchísimos efectos graves sobre el futuro bebé. Puede causar malformaciones e incluso aumentar la posibilidad de mortalidad infantil, así como también retraso mental. Con las demás drogas sucede lo mismo, y se agrava si los bebés llegan a sufrir el síndrome que se conoce como abstinencia neonatal.

En todas estas situaciones es conveniente dejar el mal hábito mucho antes de buscar al bebé, ya que la madre no suele conocer que está en periodo de gestación hasta que lleva ya varias semanas. Así habrá estado haciendo daño al feto durante algún tiempo sin saberlo.

Asimismo tenemos que intentar controlar las posibles enfermedades crónicas que tengamos previas al embarazo, como pueden ser la hipertensión o la anemia, así como los medicamentos que tomemos para combatir estas y otras dolencias. Incluso las vacunas pueden tener un efecto dañino en el futuro bebé. el farmacéutico o el médico podrán aconsejarte acerca de cuáles son perjudiciales de entre los medicamentos que tomas y aquellos que debes evitar, suspender o modificar.

Una visita al médico previa a buscar al bebé nos ayudará a orientarnos acerca de los mejores hábitos que podemos adquirir y aquellos que debemos abandonar, aunque más o menos todos sabemos en qué consiste una vida sana, que nuestro cuerpo agradece no solo durante el embarazo y en los meses previos, sino para toda la vida en la que tendrás que estar fuerte y sana para cuidar de tu hijo. Una dieta equilibrada combinada con un estilo de vida que contemple el ejercicio nos ayudará a tener un organismo sano antes y después.

Notas mas visitadas