Las primeras vacaciones con tu hijo

Las primeras vacaciones con tu hijo

La vida en una pareja cambia con la llegada a casa del nuevo miembro de la familia. Todo es novedoso para vosotros y para él. Tenéis que comenzar una nueva vida juntos y hay que darse tiempo para adaptarse a los cambios producidos. Quizás otros padres que saben bien de esto, en la fiesta del baby shower del pequeño, que tan de moda están ahora como un evento social que debe salir a la perfección, os hayan regalado unos días de descanso y relax en un buen hotel, como puede ser el Bòria BCN, en mi ciudad, donde podéis disfrutar de una atención personalizada y de una exquisita experiencia gastronómica, dejándoos mimar con un relajante masaje. En este y en la mayoría de los hoteles actualmente tienen el servicio de cuna bajo petición, por lo que si os animáis a llevaros al bebé con vosotros, será un viaje inolvidable, las primeras vacaciones con vuestro hijo. Si bien será mejor planificar con tiempo el viaje, para estar mejor organizados y que todo resulte lo más cómodo y seguro posible para poder al fin disfrutar de un tiempo de descanso.

Lo mejor es hacer una lista con las cosas que vayamos a necesitar. No se trata de meter todo lo que tengamos en casa en una maleta, hay que pensar a dónde vamos, el clima y la temperatura que vamos a tener, y seleccionar la ropa adecuada.

Algunos de los consejos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Primeramente, según el destino escogido, debéis guardar la documentación, el libro de familia, el DNI, el pasaporte, y por supuesto, siempre la cartilla de la Seguridad Social o del seguro médico por cualquier imprevisto que pueda surgir.
  • Hay que pensar que tanto para nosotros como para nuestro hijo es preferible viajar con ropa y calzado cómodo, apropiado a la temperatura del lugar que hayáis escogido para esas vacaciones.
  • Llevad siempre a mano una muda para vosotros y otra para el bebé, pues en cualquier momento puede vomitar, mancharse, etc.
  • Una mantita también es fundamental llevarla a mano, para protegerle del frío, del aire acondicionado, para poder cambiarle el pañal sobre alguna superficie en caso de que no queramos cargar con la pañalera.
  • Llevad también siempre una buena cantidad de pañales, pañuelos de papel y unas toallitas húmedas.
  • Pensad, asimismo, en la comida, ya que puede surgir cualquier contratiempo y el bebé tiene sus horarios. Si lo estáis amamantando no tendréis problema, y si le dais el biberón tendréis que llevar unos botes de leche en polvo y agua para preparar, o llevarla ya preparada en termos, donde se puede conservar caliente durante varias horas. Si ya le dais comida sólida, tened la precaución de llevar potitos preparados y siempre alguna cantidad de más.
  • Llevad agua, chupete, baberos y, por supuesto, juguetes para mantener entretenido a vuestro bebé.
  • Podéis agregar también un pequeño botiquín con medicinas propias de su edad por si surge algún problema de fiebre, de diarrea, etc., y para no tener que salir corriendo a buscar una farmacia a media noche en un lugar que no conocemos, como suele pasar.
  • Asimismo, tendremos que llevar su sillita de paseo, o una mochila para llevarlo cuando esté cansado.

shutterstock_262446875reducida

Los mejores destinos para viajar con bebés son:

  • La playa, pues es un lugar relajante y agradable, donde el bebé puede disfrutar de nuevas sensaciones, al estar en contacto con la arena, pudiendo gatear y andar descalzo. Hay que mantenerlos bien hidratados, protegidos del sol con gorros y protectores solares con un nivel de protección alto, y evitar estar en la playa durante las horas centrales del día.
  • El campo es un buen lugar para disfrutar de nuestras vacaciones rodeados de naturaleza y las casas de turismo rural son una gran opción. Si deseamos hacer senderismo, lo mejor para llevar a nuestro bebé es una mochila portabebés o un carrito todoterreno, y sobre todo para los mayores, calzado cómodo. Debemos tener en cuenta llevar lociones contra los mosquitos.
  • Una ciudad es una experiencia cómoda, pues aquí tendremos todas las facilidades, tanto de transporte como de restaurantes, por ejemplo, y podremos hacer las visitas a museos, centros de arte, etc., a nuestro ritmo, y a la hora más conveniente para nosotros, siempre dentro del horario de apertura, por supuesto.

Como podéis observar, tener un bebé no implica que no podamos seguir haciendo aquello que nos gusta y disfrutando de la vida, lo principal es saber organizarnos, y con ello tendremos mucho ganado.

Deja una respuesta