La oclusión correcta: crucial para el éxito a largo plazo de las prótesis dentales

La oclusión se refiere al contacto entre los dientes de la mandíbula superior e inferior. Aunque los dientes sólo se tocan entre sí durante un breve período de unos pocos minutos a lo largo del día, los profesionales de la clínica dental Víctor del Canto señalan que la oclusión es un tema importante en odontología.

¿Qué significa la oclusión en odontología?

Si la mandíbula inferior está en una posición de reposo relajada, no hay contacto entre los dientes de la mandíbula superior e inferior.

En esta condición, la distancia entre las filas superior e inferior de dientes en dientes sanos es de 2 a 4 milímetros. Al masticar tampoco se produce contacto entre los dientes, ya que en este caso los alimentos mantienen una distancia natural. En una oclusión normal, llamada armoniosa, los dientes se tocan sólo durante unos minutos al día. Una excepción son los síntomas nerviosos que provocan tensión en los músculos de la mandíbula o rechinar los dientes por la noche. En estos casos hay un mayor contacto dental.

A pesar del contacto dental normalmente bajo, la oclusión juega un papel importante en odontología. Las anomalías de oclusión, es decir, los contactos que se desvían de lo que se define como contacto dental normal, son la causa de diversos trastornos funcionales del sistema masticatorio y los síntomas asociados.

¿Qué tipos de oclusión existen?

Anteriormente se creía que el llamado mordisco final proporciona información significativa. Sólo se comprobó y evaluó el contacto dental al morder los dientes conscientemente. Los últimos hallazgos muestran que la oclusión debe verse desde múltiples perspectivas para obtener información valiosa, ya que el control puro hasta la mordida final no es suficiente.

  1. Oclusión estática: los dientes entran en contacto (punto de oclusión) mientras la mandíbula inferior está en reposo.
  2. Oclusión dinámica: contactos dentales (punto de oclusión) resultantes del movimiento de la mandíbula inferior.

Como parte de la oclusión estática y dinámica, se examinan en detalle otros tipos de oclusión para identificar posibles anomalías y sacar conclusiones sobre los síntomas existentes.

  • La oclusión habitual se refiere a la posición final de mordida de los dientes que normalmente asume el paciente cuando la mandíbula inferior está inmóvil.
  • La oclusión céntrica considera el número de contactos dentales dentro del marco de la oclusión estática. Lo ideal es que la articulación de la mandíbula adopte una posición centrada.
  • La guía de los dientes frontales como parte de la oclusión dinámica proporciona información sobre los puntos de contacto de los dientes frontales cuando se mueve la mandíbula inferior.
  • La oclusión dinámica de guía canina considera los puntos de contacto de los caninos de la mandíbula superior e inferior en movimiento.
  • La dirección del grupo define la oclusión dinámica de varios dientes como parte del movimiento de la mandíbula inferior en el lado de laterotrusión. El lado de laterotrusión (lado de trabajo) se refiere al lado de la articulación de la mandíbula del que se aleja la mandíbula inferior.

¿Cómo se determina cada tipo de oclusión?

Para hacer visibles los contactos dentales (punto de oclusión) de una serie de dientes, el dentista o el protésico dental utiliza una película de oclusión. Esta es una película recubierta de pintura. Si el paciente muerde la película, los puntos de contacto de los dientes (a menudo las cúspides de un molar) se colorean durante este proceso.

Mediante la coloración, el dentista o protésico dental hace visible cada punto de oclusión y determina la oclusión exacta de un diente o de todo el conjunto de dientes. Este procedimiento permite al odontólogo adaptar óptimamente los empastes recién realizados al diente antagonista o reconocer desalineaciones dentales y tomar las medidas adecuadas. Esto puede ser un simple ajuste a la superficie de un molar o un procedimiento de ortodoncia.

¿Cuánto tiempo se tarda en ajustar el tipo de mordida en caso de trastorno de oclusión?

Existen varias causas de anomalías de oclusión que requieren tratamiento dependiendo de su impacto en los dientes y el organismo. La terapia es necesaria si el sistema masticatorio está sobrecargado o si la anomalía daña la estructura del diente. El ajuste suele requerir una sesión con el dentista. Dependiendo de si el diente está rectificado o rectificado, o si se requieren medidas adicionales (procesamiento de las superficies del diente). Si es necesaria una terapia de ortodoncia para corregir el problema, optimizar la oclusión llevará un período de tiempo más largo, de hasta dos años.

¿Cuándo hablamos de anomalía de oclusión?

Una anomalía de oclusión ocurre cuando la oclusión estática y dinámica no cumple con los requisitos de una oclusión armoniosa. Una oclusión armoniosa se produce cuando los dientes posteriores están perfectamente apoyados.

Si los caninos están colocados muy hacia arriba, los dientes frontales se guían uniformemente. Estas características se complementan con una posición estable y uniforme de la articulación de la mandíbula, que se centra cuando los dientes se aprietan conscientemente.

La caries y la periodontitis también pueden provocar anomalías de la oclusión. Las visitas periódicas al dentista son un paso preventivo importante en este asunto.

¿Qué trastornos de oclusión existen?

Si el entrelazado de los dientes se desvía del ideal armonioso, esto conduce a diversos trastornos, que se expresan en los síntomas que se enumeran a continuación.

  • Pérdida de estructura dental y acortamiento de los dientes debido al contacto dental temprano.
  • Disfunción masticatoria.
  • Mala postura.

En particular, los problemas de masticación y las malas posturas se manifiestan en forma de las llamadas molestias CMD. CMD, (disfunción craneomandibular), describe una desproporción entre el cráneo y la mandíbula inferior (mandíbula). Los síntomas de la CMD se manifiestan de diversas formas, como dolor en la zona de los dientes posteriores o en la articulación de la mandíbula. Las anomalías de oclusión que no se tratan durante muchos años provocan tensiones en el cuello, los hombros y la zona del cuello, con más síntomas.

Causas posibles de una oclusión dental

Pocas personas tienen la suerte de tener unos dientes y mandíbulas alineados de forma natural. El estado ideal se llama eugnatia. Sin embargo, el 60% de todos los niños y jóvenes padecen deficiencias graves. Este grupo también incluye desalineaciones de la mandíbula y la mordida.

En algunos casos, la causa es una composición genética desfavorable. La razón más común son los factores ambientales que pueden verse influenciados. Por eso las deficiencias han aumentado en la historia reciente. Los estilos de vida antinaturales tienen un impacto negativo en la evolución.

Los 3 factores principales son:

  1. En primer lugar, chuparse el pulgar u objetos (chupetes) provoca una desalineación de los dientes y la mandíbula.
  2. En segundo lugar, la mala alineación de la mandíbula provoca una mala respiración. Las vías respiratorias estrechas provocan un mal desarrollo de los dientes y las mandíbulas. Este es un círculo vicioso.
  3. En tercer lugar, existen secuencias de movimiento incorrectas. En otras palabras, los músculos que funcionan incorrectamente provocan todo tipo de anomalías que pueden reconocerse por un habla deficiente, una respiración incorrecta, un chasquido al masticar, masticar con la boca abierta o tragar apresuradamente. Como resultado, muchos niños terminan en terapia ocupacional, logopedia o terapia miofuncional.

Prueba la función de la mordida

Aquí tienes un pequeño autoexperimento. Te muestra la estrecha conexión entre la posición de tu cuerpo y la mandíbula.

  1. Ponte de pie sin apretar y uniformemente. Relájate totalmente. Relaja tus músculos masticadores. Tus dientes no se tocan.
  2. Cierra lentamente la boca. Junta tus dientes. Siente qué dientes se tocan primero.
  3. Coloca un libro grueso debajo de uno de tus pies. Ahora cierra la boca por segunda vez. Junta lentamente los dientes de forma relajada.

Mucha gente siente una diferencia. Otros dientes se juntan primero. ¿Cómo es esto para ti?

¡La preservación de los dientes es una prioridad!

A medida que cada diente crece, trae consigo hueso. Si se pierde el diente, el hueso retrocede gradualmente. Los usuarios de prótesis dentales conocen el problema. Después de un tiempo de uso, la prótesis ya no se sostiene tan bien como en el momento de su inserción. Las cremas adhesivas ayudan a corto plazo. Sólo el rebase de la prótesis por parte del dentista aporta un nuevo soporte.

La ortodoncia holística no reduce el número de dientes. Ella se enfoca en mantener todos los dientes sanos. El paciente pierde hueso debido a la extracción del diente. Si falta este hueso en la mandíbula superior, la respiración por la nariz se ve afectada. Lo mismo se aplica a la mandíbula inferior. La falta de espacio debido al menor número de huesos afecta la posición de la lengua. Como resultado, la función de la lengua cambia negativamente. El resultado son problemas para hablar y dificultad para tragar. Por estas razones, ¡preservar toda la fila de dientes es una preocupación importante para nuestra práctica!

Articulos mas visitados

Notas relacionadas