Fumigar una casa con niños

Fumigar una casa con niños

Uno de los momentos más dramáticos de una casa es cuando compruebas que tienes plagas. Ya sea de insectos o de ratas. Tienes un problema muy gordo que hay que atajar cuanto antes mejor. Si de por sí es algo trágico, si tienes niños o bebés en casa, aún es mucho peor. Los padres temen que el bebé que está gateando se encuentre con una cucaracha, o que le piquen los chinches en su habitación por la noche. Pero luego está el lado B, piensa que una fumigación podría ser tóxica y conllevar algo de riesgos para los pequeños. ¿Qué  hacer en esta situación? Te vamos a dar una serie de consejos que puedan serte de utilidad.

Lo primero es ponerte en contacto con una empresa de plagas, en este caso la recomendación es Control Plag, muy profesionales y con una experiencia dilatada en estas situaciones. Una vez que ellos estén en casa, analizarán la situación y te trasmitirán tranquilidad.

Cucarachas

Si estamos ante un caso de plaga de cucarachas, durante los veranos se dan muchas, la mejor opción es un tratamiento a base de gel y trampas de feromonas. Un remedio más eficaz que la fumigación tradicional, y además no es tóxico para los humanos. Por lo tanto, se puede hacer en casa porque no supone ningún problema para los niños ni para mujeres embarazadas. Las trampas y el gel siempre se colocan en sitios que están fuera del alcance de los niños, para que no tengan ningún tipo de contacto con el producto. Seguridad y fiabilidad.

Chinches

La cosa es diferente, y algo más complicada, si estamos ante una plaga de chinches. En este caso hay que respetar unas normas de seguridad mucho más estrictas. Aquí los productos tóxicos son el único remedio para acabar definitivamente con esta plaga. Los dueños de la casa tendrán  que permanecer durante 12 horas fuera del piso después de realizar el tratamiento. Por ejemplo, si la fumigación se hace a las 10 de la mañana, el cliente podría volver a las 22 horas.

Luego habrá que ventilar el piso abriendo todas las ventanas, y volver a salir durante dos horas. A partir de las doce, ya no habría ningún problema. Ahora bien, si hay niños pequeños de por medio, nuestra recomendación es que ese día se pase fuera de casa. Bien donde la abuela, donde unos amigos, en la casa del pueblo o en un hotel. Con el piso ventilado más tiempo, habrán desaparecido los residuos tóxicos.

Ratas

Si vives en un pueblo o en las afueras, y la plaga es de ratas, en ese caso, el problema será muy gordo, y tendrás que pensar en desinfectar tu hogar durante mucho más tiempo. Incluso pensar si te merece la pena vivir allí. Antes de realizar los tratamientos, las viviendas se someten a una inspección detallada para averiguar las posibles vías de entrada de los roedores.

Además de destruir enormes cantidades de productos alimenticios y cosechas, y causar daños en el hogar, son los responsables de la transmisión de numerosas enfermedades, por eso, hay que tomar el tema con precaución porque es más habitual de lo que podemos pensar. Por ejemplo los vecinos lo han denunciado en Jerez.

Como recomendación general, para conseguir resultados rápidos sin tener que utilizar grandes cantidades de productos, es mejor estar atento y contratar los servicios de una empresa de fumigación antes que la plaga se haya instalado.