Decora una habitación infantil

Decora una habitación infantil

La llegada de un bebé a una familia siempre es un acontecimiento que llena a todos de ilusión, pero también de trabajo. Hay que estar preparados para instalar al pequeño en casa, y qué mejor momento para hacerlo que esos meses de embarazo previos al parto en los que ya comenzamos a ver el cambio como algo inminente. Una de las cosas que más suele gustar a los padres es preparar el espacio de su hijo, ofreciéndole una preciosa habitación que sea acogedora y que cuente con lo mejor y lo más especial. Durante los últimos días, una buena opción es dedicarnos a completar el espacio con los accesorios o los detalles que faltan para hacer del cuarto del bebé el más bonito de la casa. Podemos echar un vistazo a los productos de la tienda online Pometa Maca.

Lo primero será decidir qué cuarto de la casa va a ser su habitación. En muchos casos esto nos llevará tiempo; no la decisión en sí, sino el reordenar la vivienda. Normalmente en todas las casas hay problemas de espacio. Si llega un nuevo habitante tendremos que renunciar a ese cuarto donde tenemos los trastos, al que nos hace la función de despacho o a la habitación de invitados.

Para darle un aire nuevo podemos empezar por lavarle la cara. En las ciudades como Barcelona los precios de los pintores, debido a la gran oferta, son cada vez más baratos. Pero si nos sentimos con fuerza y con la ayuda de la pareja podemos intentar hacerlo nosotros mismos. Además, seguramente será una actividad agradable para ambos, que los relaje y que los una aun más en su ilusión por el nuevo inquilino. Los colores para elegir serán preferiblemente los tonos pastel que den luz al cuarto y lo hagan parecer más amplio. Una de las mejores formas para hacerlo incluso más acogedor y darle un carácter infantil y alegre es pintar dibujos en las paredes. Si no somos muy duchos en la materia o con los pinceles, podemos utilizar plantillas -que se compran en cualquier tienda de decoración o de pinturas- con las que ir calcando los dibujos en la pared. Si no tenemos mucho tiempo o paciencia, podemos recortar tiras de papel pintado y pegarlas en su lugar.

Siguiendo con la pintura del cuarto, muchos padres están optando por la pintura fácil de limpiar, ya que por todos es sabido que los niños no se fijan a la hora de jugar y enseguida rozan las paredes con sus juegos y la ensucian. Se trata de una forma de tener menos dolores de cabeza y sentir pena por el dinero que nos hemos gastado en pintar. Incluso existen algunas pinturas para paredes sobre las que los niños pueden pintar y borrar después de sus creaciones. Es una manera interesante de fomentar su creatividad y dejarles más libertad en su espacio.

Una vez tenemos el color en el cuarto, habremos que elegir los muebles. Si tenemos algún dormitorio juvenil de un hijo mayor, podemos aprovechar la ocasión para cambiárselo a él y reutilizarlo nosotros en la habitación del bebé. Así evitaremos celos de los mimos al bebé, ya que habremos dado algo nuevo también al mayor. Si por el contrario debemos adquirir la cama y el armario, podemos recurrir a los fabricantes de mobiliario infantil, como Sillería Aragonesa para obtener un mejor precio. De hecho, en algunas empresas aceptan que llevemos una idea de qué es lo que queremos para la habitación (algo fácil de sacar de revistas o catálogos) y ellos nos hacen un modelo inspirado en esa imagen que les facilitamos.

Continuando con las cosas necesarias que en todo cuarto de bebé no pueden faltar, tendremos que comprar también un mueble cambiador, para que su cuidado nos resulte más cómodo. Los hay muy bonitos y prácticos, con espacio para guardar sus pañales y las cremitas. Incluso algunos tienen un lugar para colocar la bañera del pequeño.

La cunita es también fundamental, aunque durante los primeros meses de vida del bebé son muchos los padres que prefieren colocarla en su habitación para tenerlo más cerca y controlado y escucharlo perfectamente cuando necesita algo. Se trata de una decisión práctica y además nos dejará espacio para poner en el cuarto del pequeño otro tipo de cosas de las que él disfrutará más, como puede ser un parque de juegos.

Lo cierto es que existen infinidad de cosas que hacen la vida del bebé más placentera y más cómoda la de los padres, así que podríamos llenar la habitación de pequeños muebles como las sillitas para alzarlos o los parques. Además, lo que más está de moda en la actualidad es recurrir al detalle, a lo que está hecho a mano, como los antiguos moisés restaurados con piezas de cojín hechas personalizadas para el recién nacido, por lo que a muchos padres les pierde comprar este tipo de artículos para sus hijos. Algunos de estos muebles son incluso innecesarios, ya que podemos acomodar a los pequeños en otros; muchas sillas de paseo sirven también de moisés si las desmontamos.

Si priorizamos y nos dejamos algo del presupuesto para otro tipo de accesorios, podemos personalizar el cuarto del pequeño con artículos que le den carácter y le hagan sentir que es su espacio. Los cuadros con las fotos haciendo un recorrido de sus primeros años de vida le harán sentir muy a gusto y querido cuando vaya creciendo, así como un espacio para estudiar, con sus pinturas y sus libros, o también esos pequeños sofás para que juegue con sus amigos o esas mesitas de madera de colores que venden en las grandes superficies con sus sillitas para que pueda invitar a merendar allí a sus amigos cuando empieza a ir al colegio. Otro detalle bonito que sabrá apreciar puede ser una hucha infantil, donde vayamos metiendo sus ahorros para que el día de mañana pueda hacer un máster, comprarse un coche o hasta irse de vacaciones. Toda idea con el afán de darle un toque especial y cariñoso a la habitación será bien acogida por el pequeño.

Deja una respuesta