Consejos para superar el miedo al dentista

Consejos para superar el miedo al dentista

Los datos son claros y la odontofobia suele afectar del orden de a un 15 por ciento de los pacientes dentales, un porcentaje donde incluimos a los niños. Está claro que hay muchos miedos, desde a la oscuridad a volar dentro de un avión. Un gran porcentaje de los miedos de la infancia suelen venir de la actitud que han tenido sus padres a la hora de enfrentar los propios miedos y como los peques ven la reacción de ellos.

El miedo a ir al dentista es de las fobias que más casos hay. En las sociedades occidentales cada vez hay más miedos, algo que es realmente curioso pese a los avances en los últimos años en campos como el dolor o los tratamientos dentales. Todos estos miedos suelen estar vinculados a experiencias infantiles.

Esto ha sido corroborado por centros universitarios. La superación de esta clase de traumas es trabajo de los profesionales y de los padres, puesto que los dentistas están para la prevención y servir de ayuda a los niños cara a mantener una buena higiene bucal y que los hábitos de limpieza dental perduren toda la vida.

La visita al dentista tiene que ser una costumbre

Cuando el niño conoce a los doctores va a asumir con total rapidez que no ocurrirá nada.

Regalos o pequeños incentivos

Esta clase de regalos como alguna chocolatina o un pequeño juguete puede ser de gran utilidad cuando los tratamientos son más largos o pueden asustarnos más. No olvides siempre felicitarles por lo valientes que son.

No debe haber lugar para expresiones que puedan inducirles a sensaciones de índole negativa, caso “No te harán daño”, “No tengas miedo”.

El espacio y personal de la clínica es mejor que estén especializados en los más pequeños

Puedes incentivar a que jueguen a ser dentistas en casa

Cuando van varios hermanos, puedes hacer que los más pequeño vayan pasando cuando traten a los mayores. De no ser así, lo mejor es que compartan espacio con otros niños en la sala de espera.

Clínica Dental David Alfaro, toda una respuesta

La clínica dental David Alfaro es de las mejores clínicas de Albacete, la cual  lleva trabajando desde 2001. Sus años de experiencia han ido adaptándose a las necesidades de la clientela. Desde el primer momento tomaron fama por sus amplias, modernas instalaciones, donde su equipo profesional ha ido encargándose de realizar todo tipo de tratamientos dentales con las máximas garantías.

En su filosofía de trabajo podemos ver los valores esenciales que los dentistas tienen que tener, algo a lo que cualquier clínica dental que quiera tener éxito debe adaptarse.

Los odontólogos y las clínicas tienen que ser conscientes de las nuevas épocas que vive una profesión que busca ya sitios modernos y que estén utilizando las técnicas más modernas para que el dolor sea e mínimo.

El tema económico también suele ser importante y lo ideal es que la clínica que elijas haga como ellos y sea capaz de facilitar buena financiación a medida para dar soluciones a todos clientes que lo considere necesario para tener acceso al tratamiento que precise.

Los tiempos de espera tienen que minimizarse, esto es algo positivo y que conviene tener en cuenta Los pacientes suelen necesitar atención en poco tiempo, por lo que una buena clínica organizada termina facilitando mucho las cosas.

Seguro que después de estas líneas tienes un poco más fácil saber cómo actuar con tus hijos cuando tengan miedo de ir al dentista. Lo mejor es siempre ir preparándoles y tomar esta visita como algo normal y que se hace por su bien.

Hace años ir al dentista si que podía suponer en ocasiones traumas por los dolores, pero ahora con toda la tecnología ha ido bajando mucho el porcentaje de malas experiencias. Todo esto es cierto que a muchos padres les ha podido marcar, pero precisamente por ello está en nosotros intentar darle la vuelta y que nuestros hijos gocen de una correcta salud dental.

Si quieres que tu hijo tenga reamente una buena salud dental, lo mejor es que vea al odontólogo como lo que realmente es, un profesional que se desvive porque tengas la mejor salud bucal y esto merece que se visite con la regularidad necesaria. Prevenir es mejor que curar ¿no?