Consejos para la primera visita al dentista

Consejos para la primera visita al dentista

Todos estamos de acuerdo en que supone un reto el que los niños vayan al dentista cuando no desean ir. A tan temprana edad, los niños suelen captar todo lo que oyen, pero algunas cosas necesarias como cuidar su salud bucodental les cuesta.

Razones por las que los niños debe acudir al dentista

Generalmente los niños, cuando les llevamos al dentista es el momento en que aparecen todos los dientes de leche o aparecen los primeros dolores o problemas, que suele ser sobre los tres años. Nuestro consejo es que vayan cuando cumplan un año, a fin de prevenir algunos tipos de caries que aparecen muy temprano.

Una de las mejores maneras de poder seguir y monitorizar la salud bucodental de los hijos es visitando de manera periódica al especialista, donde los problemas pueden empezar ya con la propia toma del biberón.

La caries que aparece al usar el biberón comienza los primeros meses, cuando los bebés tienen sus primeros dientes de leche que tienen el primer contacto con las bacterias. En ocasiones esto ocurre cuando se quedan dormidos con él y se sustituye por el chupete. Igualmente, también sucede con las cucharitas, en la transmisión desde la propia saliva de los padres.

La caries en los primeros años puede llegar a ser el comienzo de serios problemas dentales de cara al futuro. Por este motivo, los dentistas deben tener un controlar de cómo crece los dientes en los pequeños. De tal forma que eviten un crecimiento deficiente en los denominados dientes permanentes.

El caso es que cuanta menor edad se tiene, más fácil es que se establezcan unas costumbres de limpieza bucal adecuadas que les valgan para toda la vida. El dentista nos dará los mejores consejos para que los niños no tengan que sufrir determinados problemas.

¿Qué consejos son de utilidad para que puedas llevar a tu hijo al dentista?

Este tipo de consejos a la hora de visitar al dentista van a valer para que así no tengan los miedos que tienen muchos adultos al dentista cuando son adultos.

Los miedos que tienen los mayores hacia el dentista como comprueban en su día a día en clínicadentalcblanco.es, suelen provenir de sus padres y están basados especialmente en algunos malos recuerdos que tuvieron en el pasado y que el adulto no los ha olvidado. Los niños también pueden llegar a tener este sentimiento como suyo.

Los niños lloran cuando tienen que ir al dentista porque tienen un miedo que ven reflejado en el entorno. Por este motivo debemos seguir estos pasos, para ver que no tenemos nada que temer. Vamos con estos miedos:

  • Planteamiento de un juego que les motive: siempre se va a poder asociar a alguna clase de juego que sea de su agrado con la visita a la clínica dental, de tal forma que vaya manteniendo una asociación positiva con este tipo de visitas. Se puede hacer un juego con imaginación, como por ejemplo comparar la consulta del dentista con algún sitio que se asocie a una película de dibujos que te haya gustado.
  • Explica lo importante que es el cuidado de los dientes: es fácil que tu hijo pueda conocer el caso de algún conocido o familiar que haya tenido problemas dentales o dolores con las muelas. El recordarles ese momento y que vean el alivio que sienten los que sufren este problema y que el dentista les solucionó. Por este motivo, tienen que entender que solo el dentista puede hacer que no tengan esos dolores.
  • Demuestra con tu propio ejemplo que también cuidas tus dientes: en el caso de que tengas el momento, no dudes en llevar a tu pequeño contigo cuando visites al dentista y enséñale que sales contento de tu visita. Si él te ve seguro y bien, su confianza aumentará.
  • Por con él algún juguete suyo: siempre es positivo que pueda asociar su juguete más querido con la visita al dentista, lo que hará que siempre tenga un bonito recuerdo de este momento.
  • Escoge una buena clínica: cuánto más cerca esté de tu domicilio mejor. El hijo debe ver que eres conocido. El contar con un trato cercano se logra con el personal especializado para niños en la propia clínica.

Ya has podido ver lo necesario que es para la salud presente y futura la visita de los niños desde edades muy tempranas. La costumbre y pérdida del miedo a la hora de visitar al especialista dental tiene muchas ventajas, entre las cuales está ese hábito o costumbre que puede hacer que el niño no tenga miedo alguno y así terminará yendo a todas las revisiones pertinentes y se pueda abordar todas las patologías que pueda presentar, tanto en su niñez como en la edad adulta.