Cómo hacer que tus hijos se cepillen correctamente los dientes

Cómo hacer que tus hijos se cepillen correctamente los dientes

Como padres, a veces también nos toca ser médicos y hasta dentistas. Esto porque es a nosotros a quienes nos toca vigilar desde casa que se cumplan todas las normas de higiene y se practiquen rutinas saludables. Por supuesto, nuestros hijos no siempre nos colaboran con la tarea, como en el tan sonado caso de la lucha por el cepillado dental, sobre todo en las noches que es cuando los niños suelen olvidarse más de este hábito.

Por eso, y para facilitar tu trabajo como padre, aquí te ayudamos con algunos consejos para lograr que tus hijos se cepillen los dientes de la forma adecuada.

La forma correcta es circular

Para poder ayudar a que tu hijo se cepille de la forma correcta, primero tienes que saber cuál es esta. La Clínica Dental CML Odontólogos, especialistas en odontología infantil,  explica que la técnica de cepillado más aconsejada en este caso es la circular.

Esta se trata de una técnica que consiste en realizar movimientos circulares a lo largo de todas las piezas dentales, con los que se consigue eliminar la placa bacteriana que se haya podido acumular. Los pasos a seguir en esta técnica son:

  1. Poner en contacto los dientes de la arcada superior e inferior.
  2. Comenzar haciendo movimientos en círculocon el cepillo dental y cepillar a su vez la encía.
  3. Es muy importante seguir un orden. Se recomiendaempezar por un lado y, haciendo todo el circuito, terminar en el otro lado.
  4. Primero, se debe limpiar la cara externa de los dientes,luego la interna y por último la zona de masticación, con un fregado de delante a atrás.
  5. Se debe aplicar esta técnica por unos dos minutosen toda la boca.
  6. Por último, se recomienda cepillar la lenguarealizando un barrido hacia afuera. Esto puede provocar un poco nausea o cosquillas al principio, pero poco a poco se irá acostumbrando.

También se aconseja que los niños mayores de 7 años ya se cepillen solos y los padres solo intervengan para realizar un repaso de forma que puedan  asegurarse que la boca queda bien limpia.

Consejos para hacer que tus hijos se cepillen los dientes

Conviértelo en un juego

La regla principal en  la casa debe ser que ningún miembro de la familia puede irse a la cama in antes haberse cepillado los dientes por al menos dos minutos; lo mismo para todo aquel que quiera salir de casa; la idea es que te asegures que se cepillan los dientes al menos dos veces al día, al menos dos minutos por vez.

Ahora, dicha regla puede ser parte de un juego. Por ejemplo, a los niños pequeños les encanta imitar a sus padres, así que aprovecha la oportunidad para dar ejemplo. Apela por  juegos del tipo lo que el mono ve, el mono hace.  Invítalos a que todos cojan sus cepillos de dientes, y que hagan lo que tu haces. Cuando abras la boca, que ellos la abran también. Cuando empieces a cepillarte los dientes delanteros, ellos también empezarán a cepillarse los dientes delanteros, y así, hasta que es hora de enjuagarse y escupir. En fin,  una forma divertida de enseñarles cómo cepillarse adecuadamente, y también de estar un rato juntos.

Además, convertir la rutina del cepillado una actividad familiar ayuda a vigilar que los hábitos son saludables.  Así, por medio del juego, puedes estar presente durante la rutina para garantizar que se cumple de forma correcta y rematar con un repaso de la boca que elimine cualquier resto que pueda haber quedado.

A jugar con los ángulos

Una buena forma de estar seguros que tu hijo está realizando un cepillado correcto es mirar su boca desde un ángulo que te permita supervisar todos los movimientos que hace. Por ejemplo, si tu hijo es muy pequeño, puedes realizar la rutina del cepillado mientras está acostado ya que tendrás una visión completa del interior de su boca.

Por el contrario, si tu hijo es lo bastante mayor para estar de pie y quiere cepillarse en el baño, puedes ponerte de pie detrás de él y pedirle que te mire, esto hace que la boca se abra y facilita ayudarlo a cepillarse. Eso sí, recuerda venderle esta técnica como si de un juego se tratara.

Niños más mayores, desafíos mayores

Aunque tu hijo se haya hecho mayor, el desafío continúa, solo que implica mayores retos. Cuando este es lo suficientemente grande para ir a la universidad y tener una licencia de conducir, comienzan las salidas independientes que muchas veces implican visitas a restaurantes de comida rápida, fiestas y quedarse a dormir fuera de casa; lo que les da acceso a comidas que no forman parte de tu régimen de salud bucal, que en su nueva forma de vida se cueste sin cepillarse  y que esto no te permita estar al tanto de sus hábitos de limpieza.

Aquí, lo que puedes hacer es que mientras tus hijos sigan en casa, revises su cepillado e intentes hablar con ellos sobre una alimentación sana, especialmente cuando se trata de bebidas azucaradas o bebidas ácidas.

Al momento de dejar la casa, intenta fomentar los buenos hábitos con paquetes de cepillos de dientes, crema dental o limpiadores interdentales como la seda dental; además de aprovechar las vacaciones en casa, para asegurarte que vayan a sus chequeos regulares.

Juega a los detectives

Ya que a medida que tus hijos se hacen mayores, comienzan a cuidarse los dientes  lejos de tus ojos vigilantes, lo que te quedará es preguntar  si se han cepillado… y chequear si lo han hecho.

Revisa si el cepillo de dientes está húmedo y si no, vuelve a hablar con ellos hasta crearlas su propia conciencia de higiene.

También puede suceder que tu hijo quiera pasarse de listo y sólo esté poniendo el cepillo de dientes bajo el agua, por lo que en este caso te tocará ir un poco más lejos. Pídele oler su aliento para que puedas oler la crema dental, por ejemplo.

Recolecta evidencias

En ocasiones debemos ir un poco más lejos e incluso recolectar evidencias que nos muestren como va su técnica de cepillado. Los expertos dicen que a muchos padres les ayuda acudir a los trozos de seda usada. Aunque es asqueroso, sirve para animar a los adolescentes a seguir teniendo buenos hábitos dentales a lo largo del bachillerato y de la universidad.

Otra técnica que suele tener éxito es pedirles que se pasen la seda dental y la huelan. Si esta huele mal, explícales que su boca debe oler igual. Una vez que los chicos han crecido y comienzan a preocuparse por su aspecto y su vida social, les importará hacer lo posible por tener un buen aliento.

La única regla es no rendirse

Muchas veces es tan difícil hacer que tu hijo se cepille los dientes que cuando por fin pasa dos minutos haciéndolo frente al lavamanos, es un logro para ti. Aquí, debes aprender a mantener la calma y ser persistente.

Recuerda crear el hábito de cepillarse juntos, así cuando tu hijo por fin lo haga solo, la rutina comenzará a ser un gusto y le proporcionará la misma sensación de éxito que a ti.