El judo mejora la concentración y la memoria

El 28 de octubre se celebra el Día Mundial del Judo, este día se celebra, desde el año 2011, con motivo del aniversario del nacimiento del Fundador del Judo, Jigoro Kano. El judo aporta múltiples beneficios tanto para el cuerpo como para la mente. Este arte marcial milenario procedente de Japón significa ‘camino de flexibilidad’. Esta actividad fortalece los músculos, mejora el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y la rapidez de reacción ante cualquier estímulo físico ajeno. Es una de las disciplinas de combate más extendidas a nivel mundial.

Sus principios de defensa y autocontrol favorecen la capacidad de toma de decisiones. Cada vez son más los niños que se apuntan a este deporte. La Federación Española de Judo cuenta con 108.145 inscritos y la Federación Española de Karate tiene 75.406 asociados. También hay muchos colegios que incluyen judo en sus actividades extraescolares.

«El judo para niños está caracterizado por tratarse, principalmente, de ejercicios con los que enseñar a los pequeños a dominar su cuerpo, conocer sus capacidades y posibilidades para desplazarse, saltar, correr, arrastrarse por el suelo, etc. Con estos fáciles ejercicios de psicomotricidad, los niños irán adquiriendo confianza en sí mismos», explican los profesionales de AulaRecreo.

Con esta disciplina los niños aprenden a defenderse y a caer correctamente, por lo que su práctica evita muchas lesiones. El judo se basa en tumbar a su adversario mediante su propia fuerza. A medida que el niño va evolucionando va adquiriendo movimientos y estrategias complejas.

El judo y el karate, ambos son de origen japonés, pero son diferentes. En el judo el uso de las manos es más de agarre que de golpe.
Sin embargo, el karate usa en un 60% las manos, a modo de golpe. Los niños pueden comenzar con el judo a partir de los 3 años y con el karate o taekwondo, a partir de los 4 años.

El judo estimula la psicomotricidad y la disciplina. En este deporte se trabajan valores psicosociales, como el respeto al adversario y al maestro.

El profesor de judo debe hacer que las clases sean divertidas y maximizar la seguridad de cada niño mediante normas y protecciones, por ejemplo, tatami en el suelo para proteger a los pequeños de las caídas.

«El judo está muy extendido como actividad extraescolar. Hay un porcentaje altísimo de niños que empiezan en la escuela, aproximadamente un 70%. Otros lo hacen en gimnasios y centros deportivos por proximidad geográfica o familiar. Pasada una edad, todos los que siguen, lo hacen asistiendo a lugares específicos porque el colegio se acaba y el que se vuelve adicto al judo continúa”, explica Sara Álvarez, la directora deportiva de la Real Federación de Judo y Deportes Asociados.

Además, es un deporte apto para cualquier discapacidad, si los niños tienen discapacidad en los miembros inferiores van en silla de ruedas.

Beneficios del judo

Los beneficios principales son los siguientes:

Libera el estrés

Este deporte libera el estrés, porque se basa en la defensa personal y esto aumenta la producción de norepirefrina.

Quema calorías

Es un deporte perfecto para bajar de peso y mantenerlo, ya que es un ejercicio completo. Ayuda a perder peso, tonifica los músculos, mejora el sistema cardiovascular, fortalece los huesos y mejora la flexibilidad.

Mejora la concentración

El judo mejora la concentración y la memoria, por lo que es idóneo para niños que son despistados. Es muy importante que se practique de manera regular.

Confianza

Los niños con el judo mejoran la seguridad y confianza. Aprenden a controlar el cuerpo y también los impulsos frente a uno mismo y a los demás.

Sistema de cinturones

Los pequeños consiguen cinturones de diferente color a medida que van superando niveles y exámenes. La constancia en el judo es muy importante. A continuación, te explicamos el significado de los colores de los cinturones.

Blanco: Es el primero de todos y en Japón se considera bendición.

Amarillo: Al llegar a este cinturón significa que el pequeño ha pasado el primer nivel de conocimiento.

Naranja: Este cinturón da mas fuerza para pasar al siguiente.

Verde: Transmite esperanza y en este nivel el alumno perfecciona las técnicas.

Azul: Transmite tranquilidad y refleja la buena suerte en la cultura japonesa.

Marrón: En este nivel el alumno va madurando en las técnicas.

Negro: Para conseguir el cinturón negro se necesitará habilidades y la mayoría que lo consigue suelen ser profesionales que se dedican a la enseñanza del judo. Dentro de este nivel se despliegan en otros 10 niveles más o también llamados DAN. Del sexto al octavo DAN se podrá llevar tanto el cinturón negro como uno rojo-blanco. Una vez alcanzado el noveno y décimo también se puede elegir y optar al color rojo.

Articulos mas visitados

Notas relacionadas