A la Feria de Abril

A la Feria de Abril

Muchas de las madres que leéis y participáis en este foro suelen escribirnos para desahogarse un poco porque se ven superadas por la nueva situación. Duermen muy poco y apenas tienen tiempo para ellas mismas. A veces únicamente el hecho de poder darse una ducha tranquilamente es todo un sacrificio, tienen que hacerlo cuando hay otra persona más en casa para que pueda estar pendiente del bebé. Es muy difícil ser madre y seguir llevando una vida normal como la anterior, mantener las amistades, ir a trabajar sin estar cansada o incluso salir de vez en cuando con los de la cuadrilla. Asimismo, estas mujeres suelen sentirse culpables si en algún momento quieren tomarse un respiro de ser madres y disfrutar de algo de tiempo para ellas solas. Pero eso no es malo, todo lo contrario, es de lo más aconsejable para no ir llenando la caja de las quejas hasta que un día reviente de forma explosiva. Así, ya que todavía estáis a tiempo, os recomendamos compraros un traje de flamenca en Molina y acudir a la Feria de Abril con vuestras amigas, que todavía estáis a tiempo.

Este año, la Feria de Abril de Sevilla comenzará el 30 de este mes con el encendido de las luces del recinto ferial (en esta noche se degusta el tradicional “pescaíto frito” en las casetas) y finalizará en la medianoche del sábado siguiente, cuando concluye con un gran espectáculo de fuegos artificiales junto al río Guadalquivir. Se esperan lluvias los primeros días, pero después desaparecerá esa inestabilidad.

En la actualidad, se puede considerar la Feria como una pequeña y engalanada ciudad efímera llena de casetas y con calles con nombres de famosos toreros. De gran colorido, cada año se levanta una monumental portada de entrada al recinto que conmemora algún monumento de la ciudad de Sevilla iluminada con miles de bombillas, siendo lugar de cita habitual de los sevillanos. La Feria se ilumina a lo largo del recorrido de sus calles con millares de bombillas cubiertas de farolillos (especie de mampara esférica de papel plegado). El suelo de las calles está recubierto de albero (tierra de color amarillento, procedente de la localidad vecina de Alcalá de Guadaira, utilizada tradicionalmente en Sevilla en los jardines y en las plazas de toros).

La  Feria,  tal  como  la  entendemos  hoy,  fue  creada  por iniciativa de dos concejales que solicitaron al Pleno la recuperación  de  las  ferias  de  Sevilla,  una  en  abril  y  otra  en septiembre. Lo de recuperar tenía todo el sentido ya que el permiso para celebrar ambas lo otorgó Alfonso X el Sabio en 1254, seis años después de que su padre conquistara Sevilla. Los concejales fueron dos sevillanos de adopción: José María Ybarra (vasco) y Narciso Bonaplata (catalán). El Pleno del Municipio solicitó de la reina Isabel II una Feria anual en abril, dejando la de septiembre para más adelante. Finalmente se aprobaron como días feriales el 18, 19 y 20 para no molestar a la feria de Mairena, coincidente en el tiempo con la propuesta inicial. Así  nació  la  primera  Feria  de  los  tiempos  modernos.  Se aprobó por el Ayuntamiento el día 18 de septiembre de 1846 y se inauguró el 18 de abril de 1847 en el Prado de San Sebastián, con 19 casetas y con un éxito tal de público y de negocio  que,  ya  al  año  siguiente,  los  encargados de organizar la venta de ganado se dirigían al Municipio para pedirle una mayor presencia de agentes de la autoridad porque “los sevillanos y sevillanas, con sus cantes y bailes, dificultaban la realización de los tratos”. Y lo que comenzó como un evento puramente comercial, con el paso de los años el pueblo de Sevilla ha ido haciéndolo suyo hasta llegar en el presente a considerarse como una de las más singulares expresiones de color y alegría donde el sevillano y aquellos que nos visitan disfrutan de la fiesta durante siete días.

No vayas sin tu traje

Uno de los elementos más importantes para las mujeres que acuden cada año a la Feria de Abril es su traje. Todas tratan de lucir sus mejores galas y no repetir nunca un atuendo que a todas sienta bien porque destaca muchísimo su figura. Si queréis comprar un traje tradicional, de grandes acabados y a un buen precio, y desde cualquier punto de España, a través de la tienda online, Molina es lo que estáis buscando.

Moda Flamenca Molina es una tienda de ropa de flamenco líder en trajes para bailar flamenco, trajes de corto para monta vaquera, batas y faldas para el Rocío, artículos de danza y baile flamenco, mantones bordados, mantoncillos y en todos sus complementos. Llevan más de 30 años fabricando la última moda en ropa para bailar flamenco. Y para ello poseen un equipo de diseño propio, centro de fabricación y cuatro tiendas propias en Sevilla y provincia desde donde sirven a sus clientes hace más de tres décadas. Actualmente han puesto en marcha su tienda de flamenco online desde donde pueden proveer a usuarios de toda España e incluso de fuera de nuestras fronteras.

Su equipo de diseño incorpora continuamente todas las novedades del mercado: nuevas líneas, nuevos tejidos, nuevos colores, adornos, nuevos productos exclusivos por encargo… Y su fabricación es totalmente artesanal pero cuenta con el apoyo de la última tecnología en el sector textil, lo que permite fabricar bajo pedido, al gusto del cliente y para la elección los mejores trajes para bailar flamenco del mercado. Además, en sus tiendas se puede encontrar una selección de los mejores complementos, necesarios para lucir aún más los vestidos.